fbpx

¿Alguna vez te ha pasado que has visto un logotipo o una campaña que no has terminado de entender del todo?

Puede que sea porque es Lunes (y a veces nos cuesta despertarnos del todo), porque esa campaña no va dirigida a ti (y por lo tanto, utilizará un código visual y textual que se familiarice con el público al que quiere en la web), o simplemente es un error de Identidad Visual donde no se ha logrado plasmar con sencillez y concisión la idea comunicativa de la campaña.

A pesar de haber miles y miles de acciones destacadas durante esta semana, he querido enseñarte un caso muy curioso que ha causado revuelo estos días, precisamente con esta cuestión.

Pongámonos en situación:


La Universidad de las Islas Baleares cumple 40 años y el consejo universitario decide preparar una acción comunicativa para conmemorarlo.

Además de realizar varias actividades relacionadas, se decide crear un logotipo para la ocasión y el pintor Miquel Barceló es el elegido para ello.

¿El resultado?

Logo UIB_2018

 

Al margen de las diferentes opiniones artísticas y creativas que puedan surgir, si nos ceñimos a las bases de una correcta identidad visual, podemos destacar algunos aspectos:

  • El texto que aparece tanto en el logotipo como en el claim debe de ser lo más legible posible. En este caso, el empleo de demasiadas tipografías diferentes y la falta de claridad en lo escrito encima y dentro del ¿pulpo? provoca una mezcla bastante pesada para la percepción del público.

 

  • Lo artístico no es incompatible con la creación de un logotipo, pero hay que tener en cuenta que en la creación de la identidad visual hay que reducir al máximo lo que queremos transmitir a quien lo ve. Aquí encontramos una imagen con líneas poco definidas, mucha irregularidad de trazos, duplicación de contenido (40 anys aparece tanto en la gráfica como en el pie), poco aire entre unos elementos y otros …Son pequeñas trabas a la hora de percibir el valor de marca que queremos transmitir.

 

  • Al nivel más esencial de Branding y volviendo a lo más elemental, nos preguntamos: ¿Qué es lo que quiere comunicar la UIB?
    • Si quisiera resaltar la experiencia y la profesionalidad, es posible que una idea menos ambigua hubiese funcionado mejor. Diseño sencillo y mensaje claro hubiese sido suficiente
    • Nos tenemos que poner en la piel de los receptores: un estudiante que busque una universidad con reconocimiento, puede confundirse si ve esta gráfica. El interesado, por lo general no tiene por qué tener nociones artísticas. Si no entiende bien el mensaje, no se decantará por esta marca, y más a la hora de hacer una inversión tan alta como lo es un título universitario.

 

  • Un extra de las opiniones que he recibido cuando he enseñado este logotipo:

¿Ahí pone … pubis?

¿Se les olvidó lo del 40 aniversario y lo pusieron en boli antes de presentarlo? 

Llámame mente sucia, pero eso parece una p**** con pelo como la de los baños públicos


En definitiva: todo esto ocurre al no tener los conceptos claros a la hora de diseñar una imagen visual corporativa. Un artista no es un profesional de branding, y por lo tanto, no tiene porqué saber plasmar los valores que queremos transmitir en su creación. Por eso mismo, porque es su creación, y lo hará con las ideas que él crea que son las adecuadas.

Tenemos que ponernos siempre en el lugar de nuestro público, y darle algo con lo que se sienta identificado, que lo inspire, o simplemente que le haga sentir algún tipo de emoción positiva.

Ahora te toca a tí. ¿Qué te parece este caso? ¿Estás de acuerdo con mi opinión? Escríbeme en los comentarios. ¡Te estaré leyendo!

Que paséis una buena semana. ¡Feliz Lunes!

logo-ursulacaparroz

 

Share This