fbpx

¡Muy buenas a todos!

¿Qué tal arrancamos este mes? Probablemente será uno de los más concurridos a nivel de marketing y comunicación, ya que hay un montón de citas importantes a nivel nacional e  internacional (Los Óscar, el Día de la Mujer, Semana Santa   días festivos…)  Así que hay que estar muy alerta con todo lo que irá pasando.

Esta semana te traigo un caso que me ha llamado mucho la atención, tanto por la empresa que ha decidido ponerla en marcha, como la estrategia que han decidido seguir.

¡Empezamos!


Estamos en una etapa de continuo cambio.

Se ponen en duda leyes universales, se da paso a nuevos conceptos y cada vez hay menos miedo a innovar. Y las marcas no se pueden quedan atrás.

Ya no es azul para niño y rosa para niña. Las cocinitas aceptan cocineros y los coches quieren melenas al viento. Las marcas de ropa se unen ante el concepto unisex y cada vez se tolera menos una imagen sexista o retrógrada en una marca (a no ser, claro está, que sea una acción puntual para generar ruido). Pero el caso del que os voy a hablar esta vez no es de este estilo.

Por si no lo conoces, Johnnie Walker es una marca de Whisky del gigante de las bebidas Diageo (y sí, te voy a hablar de bebidas alcohólicas un lunes por la mañana).

Pues bien: la gran compañía siempre ha diferido del tipo de estrategia comunicativa que nos tienen acostumbrados otros gigantes del sector en las que, entre los valores más destacados han sido el deseo, el poder, y la imagen masculina predominante. Unos conceptos que claramente identificaban al cliente actual. O más bien, identificaban. 

Aprovechando que este mes de Marzo es el mes en el que se celebra el Día de la Mujer, la marca de licores ha querido poner en marcha esta acción que llevaba considerándola bastante tiempo. Una acción sencilla, que consistía en el lanzamiento de edición limitada con cambios más que importantes en el logo de la marca, dando lugar a Jane Walker: la versión femenina del jinete de la marca.

Una apuesta arriesgada e innovadora: una modificación tan importante del personaje que da representa a este licor. Pero volvamos a las bases del Branding: la acción no nace y muere en un cambio en el logotipo.

El objetivo global de la campaña es apoyar a las mujeres en los negocios, la cultura y la política. 

Por ello, la compañía donará 1 dólar por cada botella producida a organizaciones sin ánimo de lucro como Monumental Women ( un movimiento para erigir un monumento en honor a las mujeres sufragistas estadounidenses en Central Park de Nueva York ), y She Should Run, (una asociación que alienta a las mujeres a registrarse y postularse para altos y medios cargos), además de donar 150.000 dólares a la fundación Elizabeth Cady Stanton & Susan B. Anthony, una de las más importantes en la lucha de derechos de la mujer en Estados Unidos.

El cambio de imagen era únicamente la parte visual de la estrategia; el verdadero alma residía en la acción comunicativa que llevaba detrás

¿El resultado?

Una campaña eficaz, compartida por cientos de medios y beneficios de imagen que superaron los objetivos. Pero el verdadero resultado importante fue la transformación del valor de una marca de whisky ( asociada con la figura masculina, el poder y la lujuria ), dejando espacio (y luchando) por los derechos de la mujer.

 

Probablemente, en cualquier otro sector del mercado donde el producto no fuese tan polémico, hubiese sido más fácil integrar este tipo de estrategia. Pero lo más seguro es que no habría tenido la misma repercusión.

Como bien nos indica Andy Stalman , El mundo se está moviendo tan deprisa, que mientras hay una marca que dice “esto no se puede hacer”, otra ya lo está haciendo. 

Las marcas empiezan a dejar de dar palos de ciego en su comunicación y empiezan a cobrar importancia temas que, a priori, no afectan a la marca, pero sí a su consumidor.

¿Qué opinas de este tipo de estrategia? ¡Te leo en los comentarios!

Que tengas una buena semana, ¡Nos vemos pronto!

Share This